Competencias de la jurisdicción española

La jurisdicción se extiende a todas las personas, a todas las materias y a todo el territorio español, en la forma establecida en la Constitución y en las leyes.

Los juzgados y tribunales conocerán de los juicios que se susciten en territorio español entres españoles, entre extranjeros o entre ambos, atendiendo a lo establecido en la LOPJ y en los Tratados y convenios internacionales en los que España participe.

Los órganos judiciales españoles serán competentes en el orden civil bien con carácter exclusivo bien con carácter general. Con carácter exclusivo serán competentes, entre otros asuntos, en materia de derechos reales y arrendamientos de inmuebles ubicados en España. Con carácter general serán competentes cuando las partes se hayan sometido a los tribunales españoles o tengan domicilio en España.

Corresponde en el orden penal a la jurisdicción española el conocimiento de las causas por delitos y faltas cometidos en territorio español o bien cometidos a bordo de buques o aeronaves españoles, así como de los hechos previstos en las leyes penales españolas como delitos. Además conocerán de los hechos cometidos por españoles o extranjeros fuera del territorio español cuando sean delitos que afecten especialmente al Estado (traición, rebelión, sedición, etc.) o sean especialmente repudiables (genocidio, lesa humanidad, terrorismo o piratería).

En el orden contencioso-administrativo será competente la jurisdicción española cuando la pretensión afecte a las Administraciones Públicas españolas o a los poderes públicos españoles.

En el orden social será competente la jurisdicción española, entre otras, en materia de derechos y obligaciones derivados de contrato de trabajo prestado en España.