Homicidio, asesinato y auxilio e inducción al suicidio en Derecho penal

El homicidio, asesinato y auxilio e inducción al suicidio tienen en común, dentro del Derecho Penal, que forman los llamados delitos contra la vida humana independiente.

Homicidio en Derecho Penal

El Derecho Penal protege más la vida humana independiente que la dependiente (por dependiente se entiende básicamente a la vida del feto). Esto se explica con la atribución de valores extras o añadidos a la vida humana independiente, como puede ser el derecho a la personalidad.

Para delimitar cuando empieza a tenerse en cuenta la vida como independiente la teoría mayoritaria hace alusión al momento de la total separación del claustro materno. Además, la vida humana independiente tendrá su final, atendiendo al ámbito jurídico, cuando cesen las funciones cardiorrespiratorias y las funciones encefálicas.

- El homicidio doloso


La conducta típica del homicidio consiste en matar, siempre que no se empleen los medios del asesinato. Para que el homicidio sea considerado doloso es necesario demostrar que el sujeto activo actuó con dolo, esto es, conocimiento y voluntad de realizar todos los elementos objetivos del tipo (en este caso matar a otro).

Para el delito de homicidio doloso se contemplan penas de prisión de diez a quince años.

- El homicidio imprudente


Es necesaria la concurrencia de tres elementos para estimar la comisión de un delito de homicidio imprudente:

1º Infracción del deber objetivo de cuidado: el sujeto actúa con un comportamiento sin la diligencia que debería haberse observado en sus circunstancias.

2º Previsibilidad objetiva del resultado: la muerte se produce a consecuencia de una previsible conducta imprudente.

3º Efectiva producción del resultado muerte: a diferencia de en otros delitos, para la conducta imprudente no se plantea la tentativa.

Para el delito de homicidio imprudente se contemplan penas de prisión de uno a cuatro años.

- El asesinato


El asesinato no es más que un homicidio doloso especialmente agravado por la concurrencia de cualquiera de las siguientes circunstancias:

1º Alevosía: la alevosía consiste en la utilización de medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurar la muerte de la víctima, anulando para ello sus posibilidades de defensa.

2º Precio, recompensa o promesa.

3º Ensañamiento: por ensañamiento se entiende el aumento de forma deliberada del sufrimiento de la víctima con actos de crueldad innecesarios para causar la muerte.

Para el delito de asesinato el ordenamiento jurídico penal contempla penas de prisión de quince a veinte años.

- El auxilio e inducción al suicidio


En nuestro ordenamiento jurídico la vida es objeto de protección aún en contra de la voluntad de su titular. Es por esto por lo que son delictivas las conductas de aquéllos que influyen en la toma de decisión del suicida, o bien le ayudan a consumar el suicidio.

Para el delito de inducción al suicidio se contemplan penas de prisión de cuatro a ocho años; penas de prisión de dos a cinco años para el delito de auxilio al suicidio y penas de prisión de seis a diez años para el delito de auxilio ejecutivo al suicidio.

----------

Fuente:
http://www.infoderechopenal.es/p/delitos.html